Pueblos del Quijote

Daimiel

Patrimonio

Destaca la motilla del Azuer, de la Edad del Bronce, fechada hacia 1500-1300 antes de Cristo. Presenta en su centro una torre cuadrada, una zona amurallada con restos de zócalos de piedra de cabañas y enterramientos. Más pequeña es la motilla de las Cañas o isla de las Cañas, al sureste de las Tablas.

Urbanísticamente tiene un casco antiguo de trazado complejo y quebrado y numerosas plazas que ordenan el espacio.El edificio más antiguo es la iglesia parroquial de Santa Maria la Mayor, gótica, de finales del s. XV. La iglesia de San Pedro de mediados de s. XVI, de planta de cruz latina. El convento de Mínimas de San Francisco de mediados del s.XVIII. La ermita de San Juan, ratificada en 1650 y aneja hoy al convento de la Paz y la iglesia muy alta de una nave. El santuario de Ntra. Sra. de las Cruces y las ermitas de San Antón y San Isidro.

La arquitectura popular apenas se conserva, únicamente se mantienen algunos ejemplos en las calles Manzanares, Arenas y Nueva. Merecen destacar elMercado y laBiblioteca Municipal del s. XX, construido por M. Fisac. Ejemplo de arquitectura destinada al hospedaje es la venta de Borondo, del siglo XVI. Como arquitectura industrial se conservan algunos molinos hidráulicos junto al rio Guadiana en distinto estado de conservación. Algunas bodegas, dos almazaras, hornos de cal, tejares y una fábrica de harina.

En el ciclo festivo, al llegar la fiesta de San Blas se bendicen unos panes que al comerlos se evitan los males de garganta. El 19 de marzo salen al campo, se bendicen los campos y hacen un nudo en la siembra para espantar al diablo. La Semana Santa cuenta con importantes Cofradías, una de ellas data de finales del s. XIII principios del XIV, por lo que hace que sea una de las Semanas Santas más importantes de la región. El día de San Marcos se sale al campo a comer los hornazos. Con motivo de la fiesta de la Cruz se instalan cruces en las casas. El 14 de septiembre se celebra una romería de la ermita de la Virgen de la Cruces se baila la Virgen, en las andas, antes de meterla en la ermita.

Historia

A través de los restos encontrados en asentamientos tanto íberos como romanos, podemos afirmar que esta tierra estuvo poblada durante toda la Edad Antigua. Más adelante, la situación de Daimiel en el entorno del Guadiana va a traer como consecuencia que se vea afectada por las guerras que se suceden por el control de este río tan importante durante toda la Alta Edad Media. La construcción de un castillo en Daimiel, hoy desaparecido, responde al interés por proteger este enclave estratégico por parte de cristianos y musulmanes. Con la victoria de los reyes cristianos se inicia la repoblación de estas tierras, encargo que recibe la Orden Militar de Calatrava que tendrá en Daimiel una de sus posesiones principales gracias a la riqueza de sus fértiles campos. Ya en 1245 aparece el nombre de “Daymiel” por primera vez en un documento escrito.

Con la paz es el momento del crecimiento económico y social que se prolonga durante la Baja Edad Media. Fruto de este impulso es la construcción de la Iglesia de Santa María La Mayor de estilo gótico. Este crecimiento se consolida en el s.XVI, siendo Daimiel una de las poblaciones con mayor número de habitantes de toda la región manchega, situación que obliga a la creación de otra parroquia: San Pedro Apóstol. Durante la Edad Moderna se inician numerosos procesos inquisitoriales que juzgan las prácticas de hechicería de brujas daimieleñas mal vistas por los cristianos viejos, de ahí que Daimiel sea conocido como “el pueblo de las brujas”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar